top of page

Economía colaborativa y liderazgo


Como economía colaborativa se entiende la nueva tendencia mundial que, aunque tiene sus orígenes en la Edad Media, se basa en el préstamo y alquiler o la compra y venta de productos y servicios en función de necesidades específicas. Una de las características que la diferencia del resto, es la posibilidad de que el dinero no sea el único valor de cambio para las transacciones. Sin embargo, la constante es que en todas ellas intervienen las plataformas digitales; elemento que la hace eficiente y poderosa, sobre todo cuando se compara con sus orígenes, de hace poco más de 1.000 años.


Tomando como base el trabajo realizado recientemente la EAE Business School, la escuela de negocios fundada en 1958 y catalogada como la segunda más reputada de España, se puede afirmar que, en los últimos años, el Internet y las nuevas tecnologías han propiciado unos modelos de consumo que se diferencian de lo establecido, ya que ajustan la oferta del producto a la necesidad concreta del cliente potencial.

En este esquema, los servicios se consideran bienes de intercambio. Este hecho distintivo, hace que dos o más personas puedan satisfacer sus necesidades individuales, basándose en sus particulares ventajas o distinciones; con la única condición de un acuerdo previo.


Con relación a las ventajas generales, me apoyo en la opinión de la profesora de la Especialización en Derecho Tributario de la Universidad Central de Venezuela y estudiosa del tema, Dra. Rosa Caballero, Socia Senior del escritorio jurídico Sol Caballero & Asociados, quien considera que el surgimiento de esta modalidad ha producido grandes beneficios ya que, entre otras cosas:

  1. Ha permitido que se aprovechen recursos que estaban siendo subutilizados

  2. Ha acercado a particulares al mundo de los negocios y a ingresos extraordinarios, obviando la formalidad de una empresa.

  3. Ha facilitado y acelerado los beneficios de los involucrados, debido a la generación de transacciones fuera de lo tradicionalmente conocido.

Debido a que este es un modelo centrado en la colaboración y la ayuda mutua, hago el enlace con el liderazgo, el tema complementario de este artículo, porque, en esencia, las ventajas indicadas por la Dra. Caballero, me permiten la posibilidad de «conectar» esos puntos con mi interés particular.


Bajo mi enfoque, el surgimiento de esta modalidad ha producido grandes oportunidades y abren un abanico de opciones a los líderes porque, entre otras cosas:

  1. Permite que el liderazgo se potencie, al fomentar en los colaboradores recursos como la colaboración y el intercambio de talentos personales, los cuales antes no estaban siendo considerados en un mundo individualista.

  2. Propicia el liderazgo emprendedor y la obtención de ingresos extraordinarios, fuera de la formalidad de la empresa tradicional.

  3. Facilita y acelera los beneficios de los colaboradores en las empresas, debido a que se generan transacciones entre el líder y su equipo, fuera de lo tradicional conocido.

Como cierre, quisiera destacar que nuestra obra colaborativa Y eso, ¿cómo se come?, iniciativa de Hyggelink, representa la muestra directa más cercana y representativa de la esencia de la economía colaborativa, ya que hay un producto (el libro), se cubre una necesidad (exponer 12 competencias de una manera clara y precisa) con un valor transaccional entre los autores y la empresa que no fue monetario.


En su elaboración se entrelazaron elementos de liderazgo (cada capítulo es una muestra de ello) que hicieron posible que 12 personas de diferentes partes del mundo, con diferentes culturas y distintas disciplinas de especialización, nos pusiéramos de acuerdo, gracias a la tecnología, para lograr este gran acuerdo convertido en propuesta.


Gracias por tu tiempo.



Autor

Arnaldo González Graterol

Autor de la competencia Liderazgo de personas y equipos en el libro "Y eso, ¿cómo se come?"

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page