top of page

Vaso medio vacío: la actitud hacia los problemas

Cuando buscamos en la RAE el significado de actitud, conseguimos lo siguiente:


1. f. Postura del cuerpo, especialmente cuando expresa un estado de ánimo. Las actitudes de un orador. La actitud agresiva del perro.


2. f. Disposición de ánimo manifestada de algún modo. Actitud benévola, pacífica, amenazadora, de una persona, de un partido, de un Gobierno.


Foto Don Ramón mala actitud

Esto nos hace recordar que la actitud, no solo es lo que decimos con nuestra boca, sino tambien lo que decimos con nuestro cuerpo. Seguramente recordarás algún adolescente que te «volteó los ojos» cuando le dabas algún consejo no solicitado, a Don Ramón de El Chavo del 8, o algún aliado de aprendizaje con las manos cruzadas o la mano en el mentón mientras estás facilitando en un taller.


En la resolución de problemas, la actitud juega un rol tan importante que, si mantienes una mala actitud durante la resolución, puedes dar por fallido el proceso. Y es que, es una pesadilla lidiar con una persona con mala actitud, las cuales puedes identificar por los siguientes indicios:

  1. Se quejan sin argumentos

  2. Tienen poco control emocional

  3. Son reactivos, siempre a la defensiva

  4. No aceptan errores ni se disculpan

  5. Son individualistas

Y si tienes que lidiar con esa persona las 24 horas del día sin poder separarte ni un segundo, porque se trata de ti mismo, ¡pobre de ti!

Sin ánimos de justificar la mala actitud, entendamos las posibles razones de su existencia. Después de todo, tanto tu como yo, en algún momento hemos sido victimas de un mal estado de ánimo.


La actitud positiva te impulsa a comprender el contexto sin juzgar y buscar soluciones. Por lo que, una actitud negativa, te bloquea. Es común su aparición en situaciones adversas, en incertidumbre o ante el miedo de equivocarte. ¡Por qué me pasa esto a mi! ¡Hoy es un día que no debí salir de la cama! ¡Esto es imposible de resolver! Sin querer, nos convertimos en victimas de lo que sucede, usando la técnica de la evitación para no afrontar.


Respecto al proceso de resolución de problemas personales y organizacionales, una mala actitud trae como consecuencia:

  1. Dificultad para identificar los problemas

  2. Ver problemas donde no los hay

  3. Juzgar inadecuadamente y valorar cada problema como amenaza

  4. Sentir frustración con cada problema

  5. No creer en la propia capacidad para resolverlos

  6. Mantener un punto de vista pesimista sobre los resultados


Si te identificaste en uno o más de los puntos descritos, te comparto algunas estrategias útiles:

# Ten en cuenta que los problemas son normales en la vida, o ¿conoces a alguien que no los tenga?

# En un cuaderno registra cómo reaccionaste ante un problema. Recuerda que las emociones no son el problema sino consecuencias del mismo

# Haz una lista de los problemas que suelen repetirse para gestionar mejor su resolución

# Conviértete en un observador externo cuando tengas un problema, como si estuvieses viendo una película. Pregunta qué es lo que sucede, qué hacen, dicen y sienten los demás y qué haces, dices y sientes tu mismo.


Finalmente, tómate muy en serio mejorar tu actitud, no solo por tu bienestar social y económico, sino por tu propio bienestar físico y emocional. Desde ahora convierte los problemas en desafíos u oportunidades para aprender algo nuevo, mejorar o sentirte bien contigo mismo. Después de todo, no hay nada más sexy en una persona que verla mantener la calma ante situaciones adversas, ¿cierto?



Autor

Marelbis Pimentel

Especialista en optimización de procesos

Representante en Europa de Hyggelink

Co autor de la competencia Resolución de problemas en el libro "Y eso, ¿cómo se come?"

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page